Hallaron el Bosón de Higgs, o “partícula de Dios”, elemento clave de por qué existe la materia
16 de Julio, 2012 / Autor: pm_admin

Los físicos consideran al bosón de Higgs como la clave para entender la estructura fundamental de la materia, la partícula que atribuye la masa a todas las demás, según la teoría llamada del “modelo estándar”.

El Bosón de Higgs ha dejado de pertenecer a la larga lista de misterios sin resolver a la que se enfrentan cada día los científicos de todas las disciplinas. Este miércoles 4 de julio de 2012, la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) dio a conocer el descubrimiento de una nueva partícula subatómica que confirma con más de un 99% de probabilidad la existencia del Bosón de Higgs (la 'partícula de Dios'), un hallazgo fundamental para explicar por qué existe la materia tal y como la conocemos.

Tras el hallazgo del Bosón de Higgs, el Modelo Estandar puede considerarse completo. Y si bien es cierto que esta teoría nos muestra una instantánea increíblemente precisa de la materia y de las fuerzas que la gobiernan, no debemos olvidar que sólo se refiere a la materia "visible" del Universo. Esto es, a la que forma los billones de galaxias, estrellas y planetas que podemos ver. Sin embargo, desde hace ya un par de décadas sabemos que toda esa "materia ordinaria", de la que todos nosotros estamos hechos, sólo da cuenta de un 4% de la masa total del Universo. Lo cual quiere decir que desconocemos la inmensa mayor parte de él. El restante 96%, en efecto, está formado por materia oscura (23%) y energía oscura (73%), dos conceptos aún misteriosos y de los que se sabe bien poco. Y que el Bosón de Higgs podría no aclarar.

Fue en septiembre de 2008 que comenzó la búsqueda de la "partícula de Dios", la última pieza del rompecabezas subatómico destinada a explicar el origen de la masa. Hasta entonces, pocos sabían de la (supuesta) existencia del bosón de Higgs. Pero menos aún que el apellido que da nombre a la esquiva partícula pertenece al físico inglés Peter Ware Higgs (Newcastle, 1929), quien planteó su existencia a mitad de la década de 1960.

Las investigaciones se llevan a cabo en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el acelerador de partículas más grande del mundo, situado bajo la sede del CERN en Ginebra.

En este túnel de 27 kilómetros de circunferencia, instalado a 100 metros bajo tierra, los físicos provocan el choque de miles de millones de protones con la esperanza de encontrar, con la ayuda de todo tipo de detectores, el rastro del bosón entre los restos (cascadas de partículas).

El anuncio de este miércoles llega después de que el pasado mes de diciembre el misterio sobre el bosón de Higgs se redujera sensiblemente cuando los dos experimentos independientes que se están llevando a cabo en el LHC (llamados ATLAS y CMS) limitaron una región situada entre 124 y 126 giga electrón voltios (1 GeV equivale a la masa de un protón).

Higgs, el "padre" de la esquiva partícula, lloró por el anuncio

Higgs es un hombre discreto, reacio a las celebraciones y las declaraciones. Sin embargo, no faltó a la presentación de los datos del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) y el anuncio del descubrimiento de lo que todo apunta a que es la famosa y huidiza partícula. Un aplauso colectivo celebró su ingreso en el auditorio de las instalaciones de Ginebra, minutos antes del inicio de la conferencia.

"Nunca pensé que esto ocurriría en mi vida -afirmó emocionado-. Al principio, hace más de cuarenta años, la gente no tenía ni idea de qué era lo que podíamos esperar. Estoy sorprendido de que haya ocurrido tan rápido, es asombroso", comentó con la voz entrecortada, a sus 83 años.

Alguna vez, este científico explicó que la teoría sobre la célebre partícula se le ocurrió mientras daba un paseo por los montes Cairngorms, en Escocia, en 1964. De ese paseo nacieron dos artículos. El segundo fue rechazado por la revista Physics Letters, con el argumento de que apenas aportaba algo nuevo respecto del anterior. Volvió a enviarlo, con algunas modificaciones, entre las que se encontraba la mención expresa de la partícula, a otra publicación: Physical Review Letters, donde no sólo fue aceptado, sino que se convirtió en uno de los artículos que pasaron a la historia de la física.

A partir de la década de 1970, distintos grupos de investigación europeos centraron sus esfuerzos en la caza de la partícula. Por entonces, ya se había bautizado como el bosón de Higgs, como relató a la BBC Ken Peach, profesor emérito de la Universidad de Oxford y antiguo colega del físico británico. Al regreso de una conferencia, en la que los investigadores se referían repetidamente a Peter Higgs, se dirigió al físico. "Lo vi en el salón de café y le dije: «Eres famoso». Apenas sonrió de forma contenida, recuerda Peach. "Creo que durante muchos años se sintió un poco avergonzado por la atención que recibía; con el tiempo se ha ido acostumbrando".

Sin embargo, otros físicos contribuyeron de forma notable a la investigación sobre la partícula antes y después del famoso artículo. Por ello, Higgs, en sus conferencias, habla del bosón de ABEGHHK'tH, en referencia a Phil Anderson, Robert Brout, François Englert, Gerry Guralnik, Dick Hagen, él mismo, Tom Kibble y Gerard 't Hooft, por estricto orden alfabético.

Higgs fue un estudiante brillante, pero nunca obtuvo premios en física. Su inclinación le llegó a través de un antiguo alumno de su colegio. Se trata nada menos que de Paul Dirac, premio Nobel y fundador de la mecánica cuántica moderna. Se graduó en física en el King's College con el mejor promedio de su promoción en 1950 y en 1960 tomó posesión como catedrático de física teórica en la Universidad de Edimburgo.

“Quizás es el bosón de Higgs lo que hemos encontrado, quizás hoy hemos comprendido cómo se organizó la materia al principio del Universo, una milésima de milmillonésima de segundo después del el Big Bang”, explicó a la AFP Yves Sirois, uno de los portavoces del CMS.

“Quizás es el bosón de Higgs, quizás otra cosa mucho más grande que abre la puerta a una nueva teoría más allá del modelo estándar”, añadió.

Según la física Pauline Gagnon hay que verificar todas las propiedades de la nueva partícula de aquí a final de año antes de poder pronunciarse con certeza.

Pero según la científica, si no es el bosón de Higgs “al menos se le parece mucho”, dijo a la AFP.

Por supuesto, y por mucho que se trate del "hallazgo del siglo", el Bosón no resolverá todas las preguntas. Al contrario, como suele suceder en Ciencia, generará un buen número de nuevas cuestiones. Hoy es un día de celebraciones, es cierto, pero conviene no olvidar lo mucho, lo muchísimo que aún no sabemos. La siguiente lista es solo un botón de muestra. Hay muchas más cuestiones abiertas, aunque esta selección intenta resumir las más importantes de los más variados campos de la ciencia.

Message 1 of 59

Compartir en: