31 de Agosto: Día Internacional de la Solidaridad, la garantía para la paz mundial
30 de Agosto, 2012 / Autor: pm_admin

La proclamación de ese día contribuye a la aplicación de la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas.

La proclamación del 31 de agosto como Día Internacional de la Solidaridad por las Naciones Unidas, coincide con el aniversario del inicio del movimiento “Solidaridad” fundado hace 20 años, cuya importancia mundial fue reconocida, en particular con la concesión del Premio Nobel de la Paz a su legendario dirigente Lech Walesa, y que contribuyó a atraer la atención de los pueblos de todos los continentes hacia la importancia creciente de la solidaridad como valor fundamental de las relaciones entre los individuos, los pueblos y las naciones.

La Solidaridad Internacional se basa en la cooperación para apoyar a los países que buscan su propia forma de desarrollo. La meta, el interés común que impulsa a cooperar es la construcción de un mundo más justo, más equitativo... más solidario. Ese es el horizonte que la Comunidad Planeta MUSA comparte, por el que trabajamos y cooperamos los distintos pueblos del mundo.

La solidaridad no sólo es un requisito de carácter moral, sino también una condición previa para la eficacia de las políticas de los países y los pueblos. Es una de las garantías de la paz mundial, también se refiere a los lazos sociales que unen a los miembros de una sociedad entre sí. Las redes sociales se basan en este principio, y ayudan a sus miembros a sostenerse y salir adelante en situaciones difíciles.

Actualmente se vive un período de grandes diferencias entre los ricos y los pobres. El verdadero progreso no se logrará sin la cooperación entre todas las naciones y los pueblos para acabar con la pobreza y sin la solidaridad con los desposeídos. Nos gustaría que, en estos tiempos de crisis, volviéramos a incorporar la solidaridad a nuestra forma de vivir el día a día. El individualismo, el egoísmo, la competencia por los recursos, nos han llevado a la situación tan difícil y tan insostenible en la que estamos. Recuperar este valor nos puede ayudar a salir de ella, a cambiar las cosas.

Por consiguiente, se debe aspirar a que el siglo XXI sea la era de las naciones, los pueblos y los individuos consagrados a la solidaridad. Un camino en solitario lleva inexorablemente al aislamiento. Las estructuras supranacionales, fundadas precisamente en el principio de la solidaridad con el debido respeto a las particularidades locales y la diversidad cultural, ofrecen la posibilidad de un desarrollo pleno y estable.

Fuentes: Planeta MUSA, Educación Valores, Solidaridad.org

Compartir en: