21 de septiembre: Día de la primavera, la amistad, el amor y el estudiante
21 de Septiembre, 2012 / Autor: pm_admin

Para unos el 21 de septiembre es el Día de La Primavera, Día del Amor y de la Amistad, y para otros, el Día del Estudiante. Esto implica, la atribución de distintos matices a esta fecha, según a la situación y estado emotivo en la que uno se encuentre.

En todo caso en Bolivia se celebran tres acontecimientos asociados con el inicio de la estación de la primavera. El Día del Amor, del Estudiante y la Amistad.

Para millones de personas, sobre todo, jóvenes y niños, es la fecha más esperada por su significado y las connotaciones que trae.

La celebración de la primavera y del amor, ya inició el 20 de septiembre con la demanda y oferta de tarjetas, flores y regalos para las enamoradas y enamorados. En muchos colegios, el Día del Estudiante se celebrará con las llamadas horas cívicas. Desde hace algunos años, optan con excursiones a lugares fuera de la ciudad, como otra forma de agasajar a sus alumnos. En cambio en otros colegios el Día del Estudiante será ocasión para una convivencia con comida, juegos y otras actividades. Otros establecimientos educativos también organizan fiestas bailables.

Aunque cada año, por esta fecha los corazones laten más rápido y la adrenalina sube y es cada vez más intensa en los enamorados, existe un aspecto que aún no es comprendido, y menos en una época donde las relaciones amorosas por Internet y la globalización, han llevado a las actuales generaciones a sobredimensionar el verdadero significado de la palabra amor.

¿Desde cuándo y por qué se celebra el día del estudiante? Desempolvando un poco la memoria, se dice que bajo decreto ley de 25 de octubre de 1939 se declara el 21 de septiembre “Día del Estudiante”, en homenaje a los niños, adolescentes y jóvenes estudiosos de las escuelas, colegios, universidades y cuarteles.

En síntesis, es un día de feriado, compartimiento, interacción y jolgorio en gran parte de Bolivia. Un lindo día para olvidar los problemas, perdonar las viejas rencillas, socializar los sueños, deshojar margaritas y desempolvar recuerdos de la infancia y adolescencia.

Compartir en: